Evaluación de impacto a la privacidad respecto al uso de cripto-monedas

bitcoin_armando

Por Armando Becerra

Bitcoin 101

“Si dejas de mirar el dinero, es aterrador de una manera muy interesante. El dinero que gastas – alrededor del que basas tu vida, que literalmente no puedes vivir sin él – es respaldado por absolutamente nada excepto tu fe en él”[1].

En la sociedad de la información y el conocimiento era razonable esperar la eventual digitalización de elementos primordiales de la economía, como son los sistemas de pago y las divisas, sin embargo muy pocos vislumbraban que el concepto de las cripto-monedas[2], tuviera un impacto tan profundo. De manera particular el Bitcoin (o BTC) ha resultado un hito económico y cultural[3]: se le considera la primera moneda digital descentralizada de la historia[4] y su economía es mayor que la de algunos países, considerando que la capitalización de su mercado se estima en  varios billones de dólares[5].

Para Andreas Antonopoulos “El BTC es una combinación de conceptos y tecnologías que conforman el ecosistema de esta moneda digital. Las unidades de la divisa […] se utilizan para almacenar y transmitir valores entre los participantes de la red. […] Los usuarios pueden transferir BTC para hacer lo mismo que con divisas tradicionales, como comprar y vender bienes, enviar dinero a las personas y organizaciones, e incluso extender un crédito”[6].

A este punto es difícil entender exactamente quién creó el BTC, ya que se hizo bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, quien podría ser un individuo o un grupo de desarrolladores[7]. En cualquier caso, fue una respuesta a la creciente desconfianza del público hacia la moneda tradicional y a los bancos centrales, así como a la crisis del colapso hipotecario de 2008[8].

Aprovechando los recursos computacionales existentes, el BTC se sostiene en la infraestructura proporcionada por los mismos usuarios y en la comunicación directa entre las partes, bajo la premisa de realizar transacciones anónimas al igual que con las comunicaciones P2P o punto-a-punto[9].

Privacidad en las transacciones con el Bitcoin

Uno de los grandes potenciadores del éxito del BTC es el esquema de privacidad en las transacciones que realizan los usuarios.

El modelo de banco central tradicional alcanza un nivel de privacidad aceptable, en relación de que para una transacción de valores entre dos partes, el acceso a la información está limitado a ciertas partes interesadas[10]. Como puede verse en la Figura 1,  la relación de la identidad y las transacciones de los usuarios son conocidas por terceros de confianza (e.g. bancos o casas de cambio) o bien otras partes interesadas (e.g. bancos centrales), de tal forma que el público en general desconoce los detalles de una transacción, es decir, se salvaguarda la privacidad limitando el número de actores involucrados. Sin embargo, para ciertos usuarios existe la preocupación por reducir el número de entidades que intervienen en estas transacciones.

Las cripto-monedas funcionan bajo un esquema de cifrado asimétrico[11], donde se utilizan claves públicas y privadas para la realización de las transacciones. La propiedad de un usuario sobre un BTC se establece a través de firmas digitales, claves de cifrado y direcciones BTC. Las claves de cifrado no están almacenadas en la red BTC, sino que son creadas y almacenadas únicamente por el usuario en una base de datos simple llamada cartera[12].

Para realizar una transacción BTC, un usuario utiliza la clave pública del destinatario, llamada dirección Bitcoin, de la misma forma que el nombre del beneficiario de un cheque[13], a fin de enviar el valor de la moneda entre participantes de la red de manera directa.

Las claves de cifrado almacenadas en las carteras (un usuario puede tener ilimitadas claves de cifrado) dotan al BTC de propiedades como confianza y control descentralizado (independiente a cualquier institución), prueba de propiedad sobre un valor (con las claves del usuario se firma cada transacción), y seguridad basada en un modelo conocido[14].

De lo anterior, se puede identificar que el sistema de intercambio de valores con BTC elimina la necesidad de un tercero que valide o revise las transacciones. Como puede verse en la Figura 3, gracias al esquema de llave pública y privada, las transacciones son del conocimiento del público en general, sin que se relacione la identidad del usuario directamente.

Regulación del Bitcoin

La regulación de una moneda o divisa es una tarea única de cada país, si bien algunas naciones se han manifestado respecto al uso de las cripto-divisas, no existe aún un marco regulatorio específico. Así y con la interpretación de las normas existentes[15], para el BTC hay territorios que se consideran permisivos para la transacción, intercambio de bienes y producción de BTC (e.g. Argentina, Brasil y Colombia), países que han vetado explícitamente el uso de cripto-monedas en ciertas modalidades[16], países que se les considera contenciosos o en disputa[17], y naciones que simplemente no se han manifestado en el tema.

Fuera del contexto individual de cada nación o bloque económico, el Fondo Monetario Internacional (FMI) es la institución encargada de coordinar el intercambio de divisas extranjeras, así como de establecer estándares internacionales para que las naciones miembro regulen sus propias monedas a fin de preservar la estabilidad de la economía global. En este sentido es crucial la participación del FMI en la regulación de las cripto-monedas, considerando que el BTC no está ligado a ningún territorio o jurisdicción, y que por tanto ningún país cuenta con una reserva de Bitcoin per se[18].

Debido a esto, existe un riesgo importante de desestabilización de la economía en países con poca capitalización o en crisis, utilizando a las cripto-monedas para realizar ataques especulativos sobre las divisas y así debilitar la moneda local[19].

Con este escenario, se identifica una necesidad de normar al BTC y a cualquier otra cripto-moneda a través de la colaboración internacional tutelada por el FMI. Sin embargo, el BTC como fenómeno tecnológico requiere que la regulación tome en cuenta dos cuestiones adicionales: el uso que se está dando a las cripto-monedas en torno a la adquisición de bienes y servicio ilícitos, y su futuro como activo de uso corriente.

 Abuso de la priuvacidad

Uno de los factores que dictará el futuro de la regulación de las cripto-monedas es, sin duda alguna, el uso que los usuarios le den a éstas, no sólo como medio de pago o activo de riesgo: la capacidad de realizar transacciones anónimas, representa un hito para el mercado negro digital[20].

The Onion Router (o TOR[21]) es una red de túneles virtuales que permite a los usuarios navegar con privacidad en Internet sin exponer sus hábitos de consumo,  y a los desarrolladores, crear aplicaciones para el intercambio de información sobre redes públicas sin tener que comprometer su identidad.

Los objetivos de TOR como proyecto de software libre son admirables, sin embargo la posibilidad de navegar y crear servicios anónimos ha permitido el desarrollo de actividades a toda luz cuestionables, por ejemplo: pornografía infantil, venta de drogas, tráfico de información sensible o clasificada, lavado de dinero, armas, entrenamiento especializado en temas delictivos, entre otros[22]. Así, el mercado negro tradicional ha encontrado un lugar fértil para expandirse utilizando estas plataformas.

Pese a que no hay cifras exactas sobre el crecimiento o popularización de plataformas como TOR para el intercambio de bienes ilícitos, definitivamente hay un antes y un después con la utilización de cripto-monedas como el BTC[23], debido a que las transacciones son directas de un usuario a otro, sin ninguna institución mediadora de manera directa.

 Vulneración de la privacidad de los usuarios

La concepción del BTC contempla un nivel de anonimato similar al de otros esquemas P2P, sin embargo se podría considerar que a su vez, “es la red de pagos más transparente jamás creada”[24]: todas las transacciones entre los usuarios se almacenan pública y permanentemente en la red, lo que significa que cualquiera puede ver los fondos y transacciones de una dirección BTC[25].

Aunque los mecanismos de cifrado mencionados anteriormente representan beneficios a la privacidad de los usuarios, como el hecho de poder crear un número ilimitado de carteras de BTC[26], cada transacción única es registrada. Por ejemplo, alguien podría mandar un BTC a la dirección “1NiJGiZ2eBvQfKiD7eeG2rtLr” y saber que esta transacción se hizo pues los “libros” y el registro son públicos[27]. Es decir, nada evita que alguien (individuo, empresa u entidad gubernamental) realice una base de datos con el comportamiento de una cartera en particular[28]. Por otro lado, muy pocos bienes lícitos podrían adquirirse por Internet sin que intervenga una forma de identificación[29], como la dirección de envío de la compra.

Finalmente, si el BTC se vuelve un método de pago de uso corriente, entonces seguramente estará sujeto a algún tipo de identificación del comprador[30]. Para fines lícitos[31], una cripto-moneda no puede ofrecer expectativa razonable de privacidad a los usuarios.

Conclusiones

La regulación del BTC es una tarea multidisciplinar que requiere de entendimiento tecnológico, económico y legal. Como hemos visto a lo largo de este artículo, es un fenómeno cultural que impacta en el comportamiento de los usuarios, y de manera particular, afecta el paradigma de privacidad en niveles que todavía no son claros: en un lado de la balanza, existe la preocupación por parte de las autoridades de que las herramientas de anonimato sigan siendo utilizadas para actividades ilícitas, y por otro, se presenta un escenario donde las cripto-monedas (y otras tecnologías P2P) puedan develar la esfera íntima de las personas, al permitir el conocimiento de sus perfiles de consumo. Así, la biopolítica de estas conductas impactará en la norma que se genere para las cripto-monedas, y viceversa.

Es crucial que para la regulación del uso de las cripto-monedas se cuente con la participación de una organización internacional como el Fondo Monetario Internacional y de entidades de autorregulación[32] o grupos de trabajo dedicados[33]. Conforme existan avances, las autoridades de protección de datos podrían integrarse a estos esfuerzos a fin de mejorar su entendimiento de otros fenómenos más focalizados a sus áreas de competencia, por ejemplo, el flujo trasfronterizo de datos personales, o bien, el estudio de información personal cuya naturaleza es dual, es decir que en un mismo contexto de tratamiento cuenta con elementos públicos y privados, como son las direcciones y carteras BTC.

Referencias

  1. VAN WYK, Gustaf, The Idiot’s Guide to Bitcoin, Chaos publications, 2013.
  2. Will Bitcoin be Bigger than Facebook?, Brandwatch,
    consultable en: http://www.brandwatch.com/2014/06/will-bitcoin-bigger-facebook/,
    revisado el 16 de septiembre de 2014.
  3. Bitcoin, ¿burbuja o futuro financiero?, El Financiero,
    consultable en: http://www.elfinanciero.com.mx/economia/bitcoin-burbuja-o-futuro.html,
    revisado el 16 de septiembre de 2014.
  4. Bitcoin: Whatever It Is, It’s Not Money!, Forbes,
    consultable en: http://www.forbes.com/sites/steveforbes/2013/04/16/bitcoin-whatever-it-is-its-not-money/, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  5. R.S. Takes a Position on Bitcoin: It’s Property, Dealbook,
    consultable en: http://dealbook.nytimes.com/2014/03/25/i-r-s-says-bitcoin-should-be-considered-property-not-currency/,
    revisado el 16 de septiembre de 2014.
  6. ANTONOPOULOS, Andreas M., Mastering Bitcoin, O’Reilly, 2014.
  7. NAKAMOTO, Satoshi, Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System, 2009, consultable en: https://bitcoin.org/bitcoin.pdf, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  8. SCHMIDT Eric, COHEN Jared, The New Digital Age: Reshaping the Future of People, Nations and Business, John Murray Publishers, 2013.
  9. Advertencias sobre el uso de activos virtuales como sucedáneos de los medios de pago, en moneda de curso legal, Banxico,
    consultable en: http://www.banxico.org.mx/informacion-para-la-prensa/comunicados/miscelaneos/boletines/%7B5D9E200E-2316-A4B8-92A9-3A5F74938B87%7D.pdf, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  10. Banxico ve en Bitcoin evolución y eficiencia, 24-horas, consultable en: http://www.24-horas.mx/banxico-ve-en-bitcoin-evolucion-y-eficiencia/, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  11. PLASSARAS, Nicholas, Regulating Digital Currencies: Bringing Bitcoin within the Reach of the IMF, Chicago Journal of International Law, 2013, consultable en: http://ssrn.com/abstract=2248419, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  12. El lado oscuro del comercio en Internet, El Financiero, 2013, consultable en http://www.dineroenimagen.com/2013-08-22/24860, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  13. BECERRA, Armando, “Mitos y Realidades de la Internet Profunda”, Revista .Seguridad UNAM #20, 2014, consultable en: http://revista.seguridad.unam.mx/numero-20/mitos-y-realidades-de-la-internet-profunda, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  14. Money Laundering in Digital Currencies, US Department of Justice, 2008, consultable en: http://www.justice.gov/archive/ndic/pubs28/28675/28675p.pdf, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  15. Gox Hack Allegedly Reveals Bitcoin Balances, Customer Account Totals, Techcrunch, consultable en: http://techcrunch.com/2014/03/09/mt-gox-hack-allegedly-reveals-bitcoin-balances-customer-account-totals/, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  16. Follow The Bitcoins: How We Got Busted Buying Drugs On Silk Road’s Black Market, Forbes, consultable en: http://www.forbes.com/sites/andygreenberg/2013/09/05/follow-the-bitcoins-how-we-got-busted-buying-drugs-on-silk-roads-black-market/, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  17. Bitcoin industry leaders launch DATA, a self-regulatory body for digital currencies, Coindesk, consultable en: http://www.coindesk.com/bitcoin-industry-leaders-launch-data-a-self-regulatory-body/, revisado el 16 de septiembre de 2014.
  18. Bitcoin Foundation forms committees for legal defence and regulation, Coindesk, consultable en: http://www.coindesk.com/bitcoin-foundation-forms-committees-for-legal-defence-and-regulation/, revisado el 16 de septiembre de 2014.

[1] VAN WYK, Gustaf, The Idiot’s Guide to Bitcoin, Chaos publications, 2013, p. 2. “If you really stop to look at money, it’s kind of terrifying in a really interesting way. You see, that money you spend – that you base your entire life around, that you literally cannot live without – is backed by absolutely nothing except your faith in it”.

[2] El concepto viene de crypto-currency, descrito en 1998 por Wei Dai en la lista de correos de Cypherpunks (Véase: http://imchris.org/projects/cpunk.html, revisado el 16 de septiembre de 2014), sugiriendo la idea de usar la criptografía para la creación de una moneda, tal que en sus transacciones se pudiera eliminar a los intermediarios. Se considera como cypherpunk a cualquier activista que aboga por el uso generalizado de la criptografía de manera proactiva, como una vía para alcanzar el cambio social y político, en especial en los temas de privacidad y seguridad.

[3] En un futuro no muy lejano, Richard Branson, CEO de Virgin, podría enviar a los gemelos Winkelvoss al espacio, ya que Virgin Space aceptará BTC como forma de pago. Los Winkelvoss son inversionistas y precursores del BTC, quienes han declarado incluso que éste podría tener más impacto que Facebook. (Véase: Will Bitcoin be Bigger than Facebook?, Brandwatch, consultable en: http://www.brandwatch.com/2014/06/will-bitcoin-bigger-facebook/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[4] Considerar al BTC como moneda ha causado polémica, y algunos expertos prefieren usar el término de cripto-divisa para referirse a ésta y otras tecnologías similares. Si bien el concepto de crypto-currency implica el de una moneda de uso común, sostenida en la infraestructura de Internet, su comportamiento se ha inclinado más al de un activo de riesgo o una acción bursátil (Véase: Bitcoin, ¿burbuja o futuro financiero?, El Financiero,  consultable en: http://www.elfinanciero.com.mx/economia/bitcoin-burbuja-o-futuro.html, revisado el 16 de septiembre de 2014).

Steve Forbes explica por qué no se puede considerar al BTC como dinero: “La razón básica [de que no pueda considerarse como moneda] es porque no tiene un valor fijo […] tal volatilidad la hace inútil para realizar transacciones. El dinero tiene un sólo propósito […] y es más óptimo para fines comerciales si su valor es fijo”. (Véase: Bitcoin: Whatever It Is, It’s Not Money!, Forbes, consultable en: http://www.forbes.com/sites/steveforbes/2013/04/16/bitcoin-whatever-it-is-its-not-money/, revisado el 16 de septiembre de 2014). En este sentido por ejemplo,  el I.R.S (Internal Revenue Service) de EEUU ha manifestado respecto al valor del BTC para fines de pago de impuestos, que éste puede considerarse como propiedad o un bien sujeto a impuestos sobre plusvalía (Véase: I.R.S. Takes a Position on Bitcoin: It’s Property, Dealbook,  consultable en: http://dealbook.nytimes.com/2014/03/25/i-r-s-says-bitcoin-should-be-considered-property-not-currency/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[5] Según el sitio bitcoinwatch.com, la capitalización de mercado del BTC se estima en 7, 673, 186, 593 USD, consultado en Julio de 2014.

[6] ANTONOPOULOS, Andreas M., “Mastering Bitcoin”, O’Reilly, 2014, p. 1.

[7] Bajo este nombre se publicó el documento original que describe al BTC y también se desarrolló el primer software relacionado. Mientras que para algunos, la opacidad en la identidad del autor produce desconfianza en el uso del BTC, para otros es un incentivo, pues nada resulta más ad hoc para una moneda orientada a la privacidad que hasta el creador sea anónimo [¡!].

[8] VAN WYK, Gustaf, op.cit., nota 1, p. 19-21.

[9] La P2P Foundation define a la tecnología punto-a-punto (peer-to-peer) como una “forma descentralizada de interconectar diferentes equipos de cómputo con propósitos cooperativos, por ejemplos compartir archivos o música. Sin embargo esto es sólo un ejemplo de lo que P2P representa: un modelo de interacción humana”. (“The decentralized form of putting computers together for different kind of cooperative endeavours, such as filesharing and music distribution. But this is only a small example of what P2P is: it’s in fact a template of human relationships, a “relational dynamic” which is springing up throughout the social fields”, consultable en http://p2pfoundation.net/Manifesto, revisado el 16 de septiembre de 2014).

En este sentido, Eric Schmidt y Jared Cohen señalan que la población ha demostrado inclinación y confianza hacia el uso de las tecnologías P2P, para mantener sus actividades en línea fuera de vigilancia de terceros, pues éstas actúan como un canal de comunicación instantáneo y a su vez son independientes al control o monitoreo. Así, la historia de la tecnología P2P oscila entre sitios que han enfrentado serios problemas de derechos de autor (e.g. The Pirate Bay), y movimientos de disidencia civil contra sistemas totalitarios, por ejemplo en Arabia Saudita e Irán, la policía religiosa ha encontrado muchas dificultades para evitar que los jóvenes envíen mensajes para coquetear o coordina protestas, debido al uso de Bluetooth a través de los celulares para llamar y mandar mensajes, incluso entre completos extraños (Véase: SCHMIDT Eric, COHEN Jared, The New Digital Age: Reshaping the Future of People, Nations and Business, John Murray Publishers, 2013, p. 69).

[10] NAKAMOTO, Satoshi, “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”, 2009, p. 6.

[11] Esquema de cifrado asimétrico: de manera general en el cifrado asimétrico hay dos claves relacionadas [mediante un algoritmo para cifrar la información]. Una clave pública disponible de forma gratuita a cualquier persona que desee enviar un mensaje y una segunda clave privada que se mantiene en secreto por el usuario. Cualquier mensaje (documentos, archivos binarios o texto) que se cifra mediante la clave pública sólo pueden descifrase aplicando el mismo algoritmo, pero mediante la clave privada correspondiente. Todos los mensajes que se cifran con la clave pública sólo pueden descifrarse con la clave privada correspondiente. (Véase: Descripción de cifrado simétrico y asimétrico de Microsoft Support, consultable en:  http://support.microsoft.com/kb/246071/es, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[12] ANTONOPOULOS, Andreas M., op.cit., nota 6, p. 59.

[13] Ídem. En la mayoría de los casos, una dirección BTC se genera a partir de y corresponde a una clave pública. Sin embargo, no todas las direcciones BTC representan las claves públicas de usuarios, también pueden representar a otros beneficiarios, tales como secuencias de comandos o “scripts” [¡!].

[14] Ídem.

[15] BitLegal.io es un sitio que permite explorar la evolución regulatoria de las cripto-monedas en el mundo, se ofrece un mapa donde se categoriza por país el nivel de aceptación.

[16] Los dos únicos países que restringen explícitamente el BTC son Islandia y Vietnam, el primero prohíbe la compra de BTC (más no su posesión), y el segundo prohíbe que las instituciones financieras utilicen BTC.

[17] México es uno de los territorios que se considera ambiguos en el tema. En marzo de 2014 el Banco central de México (Banxico o Banco de México), emitió un comunicado, siguiendo la tendencia internacional, donde califica al BTC como un activo y no una moneda, previene a la población de los riesgos relacionados al uso de cripto-monedas y restringe el manejo directo de éstas por parte de instituciones financieras. (Véase: Advertencias sobre el uso de activos virtuales como sucedáneos de los medios de pago, en moneda de curso legal, consultable en:
http://www.banxico.org.mx/informacion-para-la-prensa/comunicados/miscelaneos/boletines/%7B5D9E200E-2316-A4B8-92A9-3A5F74938B87%7D.pdf, revisado el 16 de septiembre de 2014).

 Además, en el marco del primer congreso de Bitcoin celebrado en México en abril de 2014, quedó claro que “Banxico no está estudiando usar Bitcoin como moneda… jamás va a ser reconocida como moneda, pero la aceptan como tecnología y estudian sus avances…”. Así, pareciera que Banxico no piensa hacer o ejercer regulación alguna en el crecimiento de BTC en el país. (Véase: Banxico ve en Bitcoin evolución y eficiencia, 24-horas, consultable en: http://www.24-horas.mx/banxico-ve-en-bitcoin-evolucion-y-eficiencia/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[18] PLASSARAS, Nicholas, Regulating Digital Currencies: Bringing Bitcoin within the Reach of the IMF, Chicago Journal of International Law, 2013, p. 17-19 (Consultable en: http://ssrn.com/abstract=2248419, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[19] Ídem, p. 17-19.

[20] El lado oscuro del comercio en Internet, El Financiero, 2013 (Consultable en http://www.dineroenimagen.com/2013-08-22/24860, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[21] TOR fue es sus orígenes un proyecto diseñado e implementado por la marina de los Estados Unidos, posteriormente fue liberado al público y patrocinado por la Electronic Frontier Foundation (Véase: https://ssd.eff.org/tech/tor, revisado el 16 de septiembre de 2014). Actualmente subsiste como TOR Project (Véase: https://www.torproject.org/, revisado el 16 de septiembre de 2014), una organización sin ánimo de lucro galardonada en 2011 por la Free Software Foundation (Véase http://www.fsf.org/, revisado el 16 de septiembre de 2014) por permitir que millones de personas en el mundo tuvieran libertad de acceso y expresión en Internet, manteniendo su privacidad y anonimato.

[22] BECERRA, Armando, “Mitos y Realidades de la Internet Profunda”, Revista .Seguridad UNAM #20, 2014. (Consultable en: http://revista.seguridad.unam.mx/numero-20/mitos-y-realidades-de-la-internet-profunda, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[23] Por ejemplo, el Centro de Inteligencia para el Tráfico de Drogas de Estados Unidos emitió un documento expresando su preocupación respecto al lavado de dinero a través de cripto-monedas (Véase: Money Laundering in Digital Currencies, US Department of Justice, 2008, consultable en: http://www.justice.gov/archive/ndic/pubs28/28675/28675p.pdf, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[24] Proteja su privacidad, Bitcoin.org. (Consultable en: https://bitcoin.org/es/proteja-su-privacidad, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[25] Existen herramientas públicas para estos propósitos como Bitcoin Block Explorer (Véase: http://blockexplorer.com/, revisado el 16 de septiembre de 2014) que permite ver información sobre el funcionamiento de la red Bitcoin: las transacciones, así como las carteras y direcciones BTC.

[26] La identidad del usuario que posee la dirección no es conocida a no ser que sea revelada por ejemplo, durante la compra de producto o servicio. Esta es una de las razones por la que las direcciones BTC deberían ser utilizadas sólo una vez si el propósito es mantener el anonimato.

[27] Incluso en Wikipedia se pueden consultar los balances de carteras más cuantiosas de las historia (http://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Bitcoin, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[28] En este sentido se vuelve primordial el análisis de las medidas de seguridad establecidas, por ejemplo en la casas de cambio, para proteger los datos de los usuarios ya que la revelación de información podría no estar limitada solamente a las direcciones o carteras de transacciones BTC sino a muchos otros datos personales (Véase: Mt.Gox Hack Allegedly Reveals Bitcoin Balances, Customer Account Totals, Techcrunch,  consultable en: http://techcrunch.com/2014/03/09/mt-gox-hack-allegedly-reveals-bitcoin-balances-customer-account-totals/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[29] El lado oscuro del comercio en Internet, El Financiero, 2013 (Consultable en http://www.dineroenimagen.com/2013-08-22/24860, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[30] En un experimento realizado por Forbes, gracias a varios “errores” del pago con BTC, así como del manejo de las direcciones de compra del ahora extinto mercado de drogas en línea Silk Road, fueron capaces de identificar “de vuelta” sus compras, que en teoría eran completamente anónimas. (Véase: Follow The Bitcoins: How We Got Busted Buying Drugs on Silk Road’s Black Market, Forbes, consultable en: http://www.forbes.com/sites/andygreenberg/2013/09/05/follow-the-bitcoins-how-we-got-busted-buying-drugs-on-silk-roads-black-market/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[31] Para finalidades ilícitas, el uso de múltiples carteras de BTC como medio de pago, en conjunto con herramientas de comunicación P2P, no dejarán de representar un habilitador del mercado negro, al menos en un futuro próximo.

[32] En 2013, líderes de la industria del BTC establecieron el comité de la Autoridad de Transferencia de Activos Digitales (Digital Asset Transfer Authority o DATA), cuyo objetivo es el “trabajar activamente con las entidades reguladores para adaptar los requerimientos de la tecnología [de las cripto-monedas] a los modelos de negocio”, (Véase: Bitcoin industry leaders launch DATA, a self-regulatory body for digital currencies, Coindesk, consultable en: http://www.coindesk.com/bitcoin-industry-leaders-launch-data-a-self-regulatory-body/, revisado el 16 de septiembre de 2014).

[33] También en 2013, la Fundación Bitcoin creo tres comités legales para ayudar y orientar a los negocios y los individuos en el ámbito de las divisas digitales. (Véase: Bitcoin Foundation forms committees for legal defence and regulation, Coindesk, consultable en: http://www.coindesk.com/bitcoin-foundation-forms-committees-for-legal-defence-and-regulation/, revisado el 16 de septiembre de 2014).