Tipos penales en Internet

hackin_ven

Por Jesús A. Bermúdez R.
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela

Los Hackers no son lo único a lo que deben temer los usuarios de Internet al momento de utilizar los servicios que esta red ofrece, muchos son los peligros que se corren al navegar en la red y de los cuales muy pocas personas están conscientes. Día a día son más las personas que acceden a Internet y por lo tanto mayor es la vulnerabilidad debido al desconocimiento o uso irresponsable de los recursos que ofrece. Muchos son los tipos penales que podrían tipificarse basados en lo que ocurre en el Internet visible y aun muchos más los que esconde la red profunda, o Deep Web.[i] El Internet que conocemos es un vasto campo minado, lleno de trampas que permiten a las personas obtener de manera irregular los datos de otros, disfrutar servicios en su nombre o hacerse con los ahorros de toda su vida.

El crecimiento acelerado de las redes sociales, la necesidad humana por sentirse reconocido y la falta de conocimientos respecto a la seguridad en Internet, han llevado a las personas a ser víctimas de delitos para los cuales Internet es un medio. La ingeniería social sirve de herramienta para conocer gustos, ubicaciones reiteradas, familiares, status social y toda una gama de información que permiten planificar secuestros, conocer claves secretas y aprehender cualquier dato relevante en contra del usuario. Basta observa la cantidad de personas que son víctimas de clonación de tarjetas de crédito o los reclamos en las compañías telefónicas por cuentas que nunca fueron activadas por sus titulares, para hacerse una idea de lo vulnerable y atractiva que se ha hecho la información personal. La red, con la información en su superficie, permite a cualquiera conocer las distintas maneras de hackear, realizar phishing o extraer información de un computador de manera remota. Pero la no sólo sirve como medio, también es fuente de nuevos tipos penales, los delitos informáticos abundan y no corresponden sólo a la alteración de tarjetas de crédito, existe toda una gama de irregularidades que podría ser tipificadas como nuevos delitos, estafas electrónicas, hurto de información en línea, suplantación de identidad en Internet, uso indebido de medios electrónicos, etc. Adicionalmente el Internet ha servido para acrecentar los delitos de violación a la propiedad intelectual, a través del anonimato que se ostenta en la red, es posible distribuir material de pornografía infantil, incentivar el crecimiento de la venta de sustancias psicotrópicas y estupefacientes, contratar personas para sicariato, entre otras.

Todo lo antes expuesto, y aún más, es lo que aumenta la necesidad de adaptar el derecho penal y sus procesos a la realidad que vivimos hoy en día, si bien muchos de los tipos penales pueden ser trabajados a través de la analogía, muchos otros requieren un examen más exhaustivo y un tipo penal propio; en Venezuela existen muchas limitantes para aquellos que son víctimas de delitos en, o a través, de Internet, los cuerpos policiales no poseen una formación apropiada para tratar estos casos, los jueces conocen poco la materia y muy pocos abogados están preparados para llevar adelante un caso relacionado con el tema. Se hace imperiosa la necesidad de formar a los abogados en materias tecnológicas, en ofrecer estudios avanzados sobre delitos informáticos, que abarquen no sólo en su forma, sino su fondo; al fin y al cabo la única manera de combatir y tratar los delitos informáticos es conociéndolos en profundidad y empapándose de cómo evolucionan diariamente.

El legislador debe, entonces, dedicarse a estudiar la realidad de Internet y sobre los conocimientos adquiridos, dar un amparo a nivel legal; pero debe el Estado también preocuparse por informar a sus ciudadanos, divulgar de manera efectiva y eficiente los hallazgos y la manera de protegerse de las irregularidades, es así como se logrará determinar las responsabilidades en las redes abiertas, tanto para sus usuarios como para sus consumidores. Debe también legislarse sobre esta materia cuando quien cometen la infracción es un niño, como por ejemplo en el caso del joven Larense de 11 años que, en 2007, estafó a 25 personas a través de Internet;[ii] precisamente son los jóvenes los más afectos a las nuevas tecnologías, cada día más acostumbrados a vivir conectados a Internet en todo momento.[iii]

Expuesto pues lo anterior, se hace necesario incrementar los esfuerzos para formar mejores profesionales del derecho, a través de una educación integral que vaya de la mano con las nuevas tecnologías, sus puntos fuertes, sus puntos débiles, sus funciones y sus peligros.

[i]http://blog.desdelinux.net/la-deep-web-un-lugar-profundo-lleno-de-cosas-que-quieres-y-no-quieres-ver/

[ii]http://www.eluniversal.com/2007/12/02/sucgc_art_en-venezuela-se-come_619447

[iii]http://tendenciasdigitales.com/1433/la-penetracion-de-Internet-en-venezuela-alcanza-40-de-la-poblacion/

http://www.gsma.com/publicpolicy/wp-content/uploads/2012/03/GSMA-ChildrenES_Spanish2012WEB.pdf