Identidad Digital: concepto, componentes y riesgos

imagen_digital

Por Dulcemaría Martínez Ruíz

Para entender el concepto de Identidad Digital, me remito en primer término al concepto que establece la Real Academia de la Legua Española respecto de Identidad, la cual es definida como el “Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”,[1] es así que si llevamos este concepto al ámbito digital o a la exposición y desarrollo de tal identidad en este contexto, tendremos conceptos como el que establece el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), que a continuación se describe:

La identidad digital “…puede ser definida como el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital.”[2]

Además, es importante considerar otros aspectos como el que “No hay identidad digital sin interacción, sin visualización en el espacio virtual”[3], ello conforme al dicho de Fernández Vicente.

También, hay que diferenciar entre identidad digital e identidades parciales, cada identidad parcial corresponde a cada servicio o aplicación en internet, como las redes sociales, usuarios de correo electrónico, entre otros, pero al final la suma de estas identidades parciales es lo que constituye la identidad digital.

Componentes de la identidad digital

En sus orígenes, los componentes base de la identidad estaban disponibles por medios físicos o periodísticos tales como nombres, certificados de nacimiento, títulos universitarios o profesionales, cartas de no antecedentes penales o información de notas periodísticas, sin embargo, con la aparición de los instrumentos de digitalización, del impulso en el uso de computadoras personales y con el incremento en el uso de internet, los datos e información que componen la identidad de una persona no solamente se dispersaron con mayor facilidad, sino que se incrementaron, al grado que ahora no solo tenemos dispersada en internet información que corresponde a la identidad de las personas en lo individual, sino también de las empresas, autoridades, grupos de trabajo u organizaciones varias.

Además, con los nuevos sistemas informáticos y de comunicación, sobre todo los móviles, día a día estamos arrojando información que incrementa datos a nuestra identidad digital, tal es el caso de los datos que arrojan la geolocalización, aplicaciones que predicen nuestros gustos y deseos, las que involucran reconocimiento biométrico.

Actualmente el que cualquier persona pueda investigar y conocer nuestra identidad digital desde cualquier parte del mundo y con ello hacer un buen o mal uso de la información, es tan importante y al mismo tiempo conlleva un gran nivel de riesgo, lo cual nos lleva a la reflexión de que deberíamos cuidarla como uno de los aspectos más preciados de nuestra vida.

Sin embargo, es preocupante cuando nuestra identidad digital sale de nuestro control, ya que la misma se va construyendo además con la información y datos que otras personas vayan generando respecto de nosotros, incluso, nuestra identidad digital llega a ser alimentada con la percepción o comportamiento que se tienen las personas con las cuales nos relacionamos, de manera que incluso existen aplicaciones tales como “Lenddo”, que no solo se realiza la información que las personas le proporcionan para realizar un análisis de si son susceptibles de recibir un préstamo o crédito, sino que además se toma en cuenta la información de nuestros familiares y amigos en Facebook aportan sobre nosotros, o incluso, la información que arroja el mero hecho de tener a ciertas personas como nuestros contactos o la forma en la que interactuamos con ellos.

Es así que la identidad digital se compone por lo menos de información proveniente de tres grandes grupos; la generada por el propio individuo, la generada por terceros y la que se genera en el contexto de las relaciones del individuo.

Problemas o riesgos a considerar respecto de la identidad digital

Uno de los problemas de la identidad digital es la posibilidad que tiene un solo individuo de generar una pluralidad de identidades, ya si bien es cierto que hay a quienes les conviene trabajar en la correcta construcción de su identidad digital para adquirir más impulso o reconocimiento social o político, también lo es que pueden existir motivos por los cuales una persona desee permanecer en el anonimato que brinda internet, ello por distintos motivos, tales como temas de seguridad, libertad de expresión, para ocultar o disfrazar los actos o consultas de información, o cuando simplemente se tenga el interés de que tales actos no afecten la identidad principal.

Es así que lo anterior puede representar un problema para las empresas, las autoridades o para quienes prestan servicios vía web, o cuando la contratación de los productos o servicios se realiza mediante estos medios, ya que es muy complicado saber quién es la persona que en realidad está realizando la transacción, quedando expuestos por ejemplo a fraudes cometidos por el uso de identidades digitales falsas, los cuales en combinación con el uso de tarjetas de crédito clonadas o robadas, puede ser una herramienta muy peligrosa.

Es así que a diferencia de la identidad en el medio físico en la cual es más fácil identificar la persona que está realizando la operación, en el medio digital tenemos el problema de la falta de conexión entre una persona determinada y una identidad digital, tan incierto puede ser que al momento de offline la identidad digital puede dejar de existir.

La suplantación de identidad es otro de los problemas que afecta a una de las identidades parciales del individuo, es decir, se da una afectación a una de las cuentas o aplicaciones a las cuales tiene acceso el individuo, lo cual a su vez y dependiendo del grado de intromisión y del daño causado, puede llegar a cambiar en grado considerable la identidad digital del individuo.

Lo anterior puede ser realizado mediante distintas formas, entre ellas, el uso del nombre o usuario de la persona, se genere una identidad que ridiculice a la identidad original o se haga un uso no autorizado de la cuenta, pero al final tendremos como consecuencia la afectación a la privacidad, bienes, honor o reputación de una persona.

Otros de los problemas más comunes asociados a la identidad digital son las violaciones a los derechos la privacidad, los derechos autorales, daño reputacional,  sexting, bullying, entre otras actividades que van deteriorando o violentando la identidad digital de una persona, llegando a grados en los que incluso se lleguen a afectar las relaciones personales y la vida íntima de la persona.

Bibliografía

Comunicación, I. N. (junio de 2012). Guía para Usuarios: identidad digital y reputación online. Recuperado el 05 de julio de 2014, de INTECO:

file:///C:/Users/dmartinezr/Downloads/guia_identidad_reputacion_usuarios.pdf

Española, R. A. (s.f.). RAE. Recuperado el 15 de junio de 2014, de RAE:

http://lema.rae.es/drae/?val=identidad

OECD. (2011). Digital identity management. Recuperado el 15 de julio de 2014, de OECD:

http://www.oecd.org/sti/ieconomy/49338380.pdf

Subias, Miguel Pérez; Caro Castaño, Lucia; Fernández Vicente, Antonio; Winocur, Rosalía; García Cantero, Jaime; Roca, Genís; Sánchez , Sergio; Vilches , Lorenzo; Subires, María Purificación;. (abril-julio de 2012). TELOS. Recuperado el 15 de julio de 2014, de Dossier, Identidad Digital:

http://telos.fundaciontelefonica.com/docs/2012/07/26/10390001_4_4_0.pdf#page=56

[1] Española, R. A. (s.f.). RAE. Recuperado el 15 de junio de 2014, de RAE:

http://lema.rae.es/drae/?val=identidad

[2]Comunicación, I. N. (junio de 2012). Guía para Usuarios: identidad digital y reputación online. Recuperado el 05 de julio de 2014, de INTECO:

file:///C:/Users/dmartinezr/Downloads/guia_identidad_reputacion_usuarios.pdf,  p.p. 5.

[3] Subias, Miguel Pérez; Caro Castaño, Lucia; Fernández Vicente, Antonio; Winocur, Rosalía; García Cantero, Jaime; Roca, Genís; Sánchez , Sergio; Vilches , Lorenzo; Subires, María Purificación;. (abril-julio de 2012). TELOS. Recuperado el 15 de julio de 2014, de Dossier, Identidad Digital:

http://telos.fundaciontelefonica.com/docs/2012/07/26/10390001_4_4_0.pdf#page=56, p.p. 71