identidad_robada

Por Daniel Monastersky

Hace unos pocos días un gerente de recursos humanos me había consultado porque su vida se vio afectada por la existencia de comentarios falsos vertidos en blogs por anónimos y personas que habían suplantado identidades para difamarlo.

Hoy en día, la justicia en su mayoría, no considera que este tipo de hechos sea manifiestamente perjudicial, confundiendo el derecho a un buen nombre, al honor y al trabajo con la censura previa y al derecho a la libertad de expresión.

El objetivo de los damnificados es poder quitar los enlaces a esos comentarios falsos, difamaciones, calumnias e injurias que se diseminan y ven facilitado su acceso a través de los buscadores. El contenido original nunca se ve afectado y no se busca una reparación económica, sino solo volver a tener una vida, algo tan sencillo como eso.

Hay que tomar conciencia respecto de la importancia de lo que se dice sobre uno en Internet. En algunos casos puede definir nuestro futuro, personal y profesional. Se hace entonces necesario contar con mecanismos que faciliten la solicitud de baja de contenidos a pedido de la justicia o el bloqueo de la información por un plazo determinado hasta definir la cuestión. De otro modo el daño puede ser inminente e irreparable.

Para tener una buena reputación en Internet es conveniente ocupar los perfiles en redes sociales y realizar un seguimiento o monitoreo de la reputación online.

Categoría
Ideas

 

En web del Observatorio Iberoamericano de Protección de datos utilizamos cookies de terceros que almacenan archivos pequeños en su dispositivo. Las cookies se utilizan normalmente para permitir que el sitio funcione correctamente (cookies técnicas), para generar informes de uso de navegación (cookies de estadísticas) y para publicitar adecuadamente servicios y productos (cookies de creación de perfiles). En nuestro caso podemos utilizar cookies técnicas y estadísticas. Te recordamos que puedes elegir si deseas habilitar o no las cookies estadísticas.

  Cookie policy