Curadores en la red

curadores

Por Violeta Guerra Ramos

La web 2.0 he crecido considerable durante todos estos años, llegando a generar una masiva cantidad de información en la red que en muchas ocasiones es difícil de contabilizar. Para hacernos una pequeña idea: Normalmente generamos 140 millones de tweets diarios, 5 millones de fotografías, 2 millones de videos,  1,6 millones de nuevos post,… (infografía de Contently)

Toda esta información queda alojada en distintas páginas, blogs, wikis, hasta incluso en redes sociales (twitter, Facebook, google +,…) pudiendo acceder a ella. Pero el hándicap está ahora en localizar toda esa información, seleccionarla y posteriormente analizarla. Es ahí, donde nace un nuevo rol dentro de la revolución digital, llamado “Curador de contenidos” (Content curators)

Definir el término curador no es tan fácil, como parece a simple vista, ya que con el paso del tiempo este término ha ido variando, pasando de ser un simple sujeto que se encargaba de conservar documentos, obras,… como estaban en sus orígenes; a ser un sujeto que recopila información y comparte con más personas.

Pero, debemos hacer una clara distinción  entre los términos de curador y coleccionista de contenidos, ya que actualmente se están mezclando sus significados.

  • El coleccionista  es aquella persona que se encarga de recopilar contenido en función en sus intereses, y en algunas ocasiones tiende a realizar clasificaciones de cada colección. (un ejemplo sería la colección de obras de artes, libros, cartas,….)
  • El curador aparte de realizar una recopilación de documentos o material que él considere importante, va ayudar a clasificarlo y analizarlo en función de sus propios criterios. Para finalmente compartirlo y difundirlo hacia sus contactos. (un ejemplo sería un docente de música que recopila material de la propia asignatura y comparte en su blog)

A partir de esta pequeña explicación podemos tener un poco más claro el concepto o el objeto al que se dedica la figura de un curado o sanador en la red. Ahora bien, me gustaría enfocar este rol dentro del ámbito educativo, y de la influencia que está teniendo en la actualidad. Para abrirnos un poquito el apetito, os dejare un artículo de Rohit Bhargava titulado: “Manifiesto Para El Curador De Contenidos: La próxima gran Social Media laboral del futuro”

Es necesario tener presente que el  docente, va a estar en constante crecimiento buscando nuevas herramientas pedagógicas de aprendizaje, que sean adecuadas para impartir sus enseñanzas en las distintas materias. Por este simple motivo, la figura del curador va ser muy importante. Ayudando a reducir la cantidad de tiempo que se pierde en la búsqueda de información en la red, ya que habría personas que nos ahorrarían este trabajo tedioso. Seleccionando la “mejor información” que existe y realizando las primeras cribas entre la gran cantidad de ruido que nos aporta internet.

Para realizar estas primeras cribas, existen algunas herramientas web 2.0. que nos pueden ayudar hoy en día, como son: Scoop.it!,Paper.li, symbaloo, Rebel Mouse, Etceter,…. Muchas de ellas, están configuradas como comunidades virtuales o redes sociales, donde los usuarios podrán compartir el material con otras redes como twitter, realizando números tweets en nuestro TL y haciendo más ruido que otra cosa.

Pero la cuestión que yo me planteo de este nuevo rol es, ¿La información compartida por los curadores en valida? ¿Los curadores leen un promedio de 30 artículos al día, los analizan y deciden curarlos? ¿Se respeta la protección de datos de los creadores originales de dichos documentos? Partiendo de estas premisas y de los datos de entendidos en el tema, se puede afirmar que tan sólo un 5 % de los artículos son realmente relevantes en la red, y el restante es simplemente relleno como pasa en muchos de los libros o publicaciones que hay.

Otro aspecto que es necesario tener en presente de la curación, es el criterio del propio curador. Un eje muy importante en la criba de los datos, ya que será el encargado de decir que información compartir o no con el resto de usuarios.

En relación a este segundo aspecto es bueno considerar algunos criterios o indicadores en la curación de contenidos. Sobre todo, sí el curador o sanador es un docente y busca recursos o documentos en la web.  Algunos de los criterios a considerar, son los siguientes:

  • Autoridad: nos ayudará a conocer en primera mano los creadores y autores del contenido. Este aspecto puedes obtenerlo de primera mano o por parte de terceras personas.
  • Actualización curricular: permitirá conocer el enfoque que tiene el autor del contenido publicado, y a si considerar si se ajusta a tus metodologías de trabajo.
  • Navegabilidad: Se refiera a la accesibilidad del propio recurso que encontramos en la web. Analizando desde el punto de vista del alumno/a, su utilidad y funcionalidad a la hora de su aplicación.
  • Legibilidad: Este punto es importante ya que nos acerca al análisis del propio contenido. Pasando desde el tipo de letra, el tamaño, el color, hasta las ilustraciones utilizadas.
  • Adecuación al destinatario: Este último punto, va a tratar un tema muy significativo, como es la adecuación de los contenidos. Es decir, analizar los documentos o recursos teniendo en cuenta al tipo de usuario al que va dirigido.

Ahora me gustaría hacer relación a la olvidadiza protección de datos, que en muchas ocasiones se deja a un lado. Debemos tener en cuenta, que los curadores no pueden compartir los documentos sin dejar de mencionar al autor de dicha obra. Además, muchos de estos autores se han previsto de medidas legales con licencias de copyrights (Creative Commons) Por lo que, si el autor considera oportuno puede reclamar sus derechos de la obra por su mala utilización, o por hechos mayores de copias ilegales.

Teniendo en cuenta todos estos ámbitos y premisas anteriores, considero que hay dos opciones a la hora de la curación de contenidos. La primera es consumir las curaciones “sin más” de nuestros compañeros o conocidos en la red; y la segunda opción, que considero más productiva, es realizar nuestras propias curaciones de contenidos en la web.

Esta última opción es la más fiable, y la que ayudará al usuario a convertirse en autor de su propio repositorio digital.  Dentro del ámbito educativo, los docentes-autores se Iniciarán hacia la planificación de conceptos, seleccionaran los materiales más apropiados para los alumnos/as, elegirán las herramientas para armar el diseño y finalmente, montaran las estructuras adecuadas que den soporte al nuevo material didáctico que compartirán con el resto de docentes. “Considero que este es el verdadero objetivo de un gran curador”

Artículos relacionados