¿Existe la ética en la web?

etica_web

Por Violeta Guerra Ramos

Actualmente vivimos en una sociedad donde la ética y la moral, prácticamente ha desaparecido, sólo hay algunos “soñadores” que la práctica intentando conseguir un mundo mejor.

Un ejemplo de ello, lo podemos obtener del mundo de la política, con la construcción de numerosas leyes que ni si quiera ellos mismo son capaces de aplicarse. Pero dejando ese mundo a un lado e introduciéndonos en el mundo de la educación y la cultura, se nos plantean una serie de cuestiones, como: ¿Qué decimos de las investigaciones, trabajos, revistas,…. que publican muchos de sus autores? ¿Son totalmente legales en sus datos o quizás existen algunos fragmentos de copias? ¿Es un problema de educación o de ética?….

Todos estos interrogantes se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en escribir nuestro primer artículo, nuestro propio blog o publicar nuestra investigación en la web.  Ante estas primeras dudas que se nos plantea, muchas veces nos negamos a seguir a delante en este proceso y preferimos dar media vuelta, dejando atrás una puerta enorme de posibilidades de divulgación de nuestra obra.

Alguno de los primeros aspectos que debemos tener presente como autores, son la intencionalidad que buscamos.  Todos consideramos que nuestra publicación va a ser importante, y queremos que su contenido ayude a la mayoría de los cibernautas e incluso que tenga repercusiones positivas. Pero todas estas altas expectativas muchas veces son truncadas por la ilegalidad del Plagio.

Debemos conocer que existen tres tipos de plagios:[1]

1.- Copiar literalmente un trabajo de otra persona y presentarlo como propio.

2.-  Utilizar trozos de texto o citas de otros autores, sin citarlos.

3.- Usar la propiedad intelectual de un autor, sin su permiso expreso.

Estas tres situaciones, han sido frecuentemente denunciadas por los usuarios y atentan gravemente contra la ética y la moral de sus obras. Hoy, con la posibilidad de acceder tan fácilmente a la información, el plagio podría parecer que se acrecienta pero justamente esta mayor accesibilidad permite un mayor control, junto con el desprestigio social que llevan aparejadas este tipo de conductas.

Quizás el acto de plagio más inmoral es el que se comete por abuso de la autoridad. Me estoy refiriendo a artículos, publicaciones, investigaciones…. que los autores realizan como propias, sin citar a los colaboradores, siendo en la mayoría obra de todos, o los plagios de trabajos de alumnos o compañeros utilizando el estatus o poder. El hurto de la propiedad intelectual del trabajo, supera el  plagio para pasar a ser considerado “abuso de poder”.

Pero debemos tener presente que todas estas acciones están penadas por ley, y que como autores tenemos unos derechos y unos deberes. Siempre y cuando,  hayamos  publicado nuestra obra bajo una licencia adecuada. Una forma muy sencilla y económica de obtenerlo, es mediante la herramienta de “Creative Commons”.

Otras herramientas que nos puede ayudar a buscar posibles problemas de plagio de nuestra obras en la web, son las páginas de: “Plagium”, “CopyTracker” y “Copionic”. Estos lugares nos ayudaran a conocer el uso que se está dando de los contenidos y su difusión.


[1] Sanchez, C.(1997). Dilemas éticos. Revista de Educación.312, 271-280