transperencia_privacidad

Por Romina Florencia Cabrera

En la concepción democrática, el pueblo no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes, como enuncia nuestra Constitución Nacional, la Ley Fundamental.  El ciudadano es el protagonista del proceso de selección de precandidatos y candidatos en un sistema electoral, para que posteriormente lo representen en sus derechos e intereses, y gobiernen respetando sus Garantías Constitucionales y sus Derechos Humanos, consagrados en los Tratados Internacionales e incorporados a nuestra Carta Magna, obteniendo jerarquía constitucional.

Los derechos económicos, sociales y culturales; civiles y políticos, se ven reflejados en las elecciones que cada individuo (protagonista de su presente histórico), realiza en su derecho a sufragar, en el acto político del voto.

Como explica el Maestro Jorge Reinaldo Vanossi, en el instante en que cada ciudadano emite el voto, es igual a todos sus semejantes.  El candidato electo obtendrá la proporción electoral mayoritaria o minoritaria según las preferencia del electorado en los comicios, del pueblo, que decidirá quién será su representante, participando del sistema republicano, y con su interés y voto consciente, fortalecerá la estructura democrática; la  calidad  de ciudadanía no brinda solo derechos, sino obligaciones; ser responsables cada uno de nosotros  de nuestro futuro institucional y de la calidad de nuestros gobernantes.

El ciudadano es el principal actor de la democracia; en él se configura materialmente su significado al emitir el voto, “el gobierno del pueblo”.

La trasparencia institucional, el modelo de gobierno abierto, la rendición de cuentas y control por parte de la ciudadanía, como asimismo la participación de la misma en las llamadas democracias semidirectas, facilitan la confianza del pueblo en sus representantes y en el sistema electoral.

La protección de datos personales, la educación en los mismos a la ciudadanía, el manejo de los llamados datos sensibles de cualquier individuo (sea elector o candidato), la garantía constitucional de habeas data y la protección de la información institucional de carácter confidencial, son las claves fundamentales para lograr proyecciones de carácter social de nuestros ideales y planes de gestión , de cualquier sector, fortaleciendo los recursos humanos, tecnológicos, políticos, financieros, económicos ,  educativos, sociales y culturales, para lograr un verdadero dialogo  consensual y transversal democrático.

El derecho al voto y el interés en emitirlo logran que el ciudadano sea el protagonista del cambio social que necesita un Estado de Derecho, un futuro con esperanza, fé, solidaridad, humildad, dialogo  y paz, inspirándome en las palabras de su Santidad  Francisco.

Categoría
Ideas

 

En web del Observatorio Iberoamericano de Protección de datos utilizamos cookies de terceros que almacenan archivos pequeños en su dispositivo. Las cookies se utilizan normalmente para permitir que el sitio funcione correctamente (cookies técnicas), para generar informes de uso de navegación (cookies de estadísticas) y para publicitar adecuadamente servicios y productos (cookies de creación de perfiles). En nuestro caso podemos utilizar cookies técnicas y estadísticas. Te recordamos que puedes elegir si deseas habilitar o no las cookies estadísticas.

  Cookie policy