Educar en protección de datos

educacion_pd

Por Romina Florencia Cabrera

Democracia, Estado de Derecho  y Educación son conceptos representativos de diferentes elementos, se encuentran dotados de un carácter político, jurídico y sociológico propio, se destacan por su entidad en las naciones modernas y subyacen decididamente por la capacidad de nutrirse permanentemente  entre  ellos , unos a otros, recurriendo de forma permanente a nuevos tópicos y contenidos que los enriquecen sucesivamente con el paso del tiempo. [1]

Las instituciones deben adaptar y reforzar sus contenidos teóricos y doctrinarios, adaptarlos  a las demandas de la sociedad[2], y a ella deben responder las políticas públicas, uniendo esfuerzos y herramientas políticas, jurídicas, económicas, educativas, culturales, etc.

La educación debe implementarse respetando las bases democráticas y  principios constitucionales y republicanos establecidos, y principalmente con conceptos de Derechos Humanos, cuyo fundamento es la dignidad y valor de la persona humana.  Los derechos humanos solo pueden poseer estándares mínimos porque defienden la dignidad de la persona humana. No puede haber un estado democrático definido si no se incorporan principios de Derechos Humanos; su base es la moral. [3] Los principio de igualdad, no discriminación, educación en género  y de derechos humanos de las mujeres deben estar presentes, como también cada tratamiento específico de los mismos en las áreas en las que se trabaje. [4]

El derecho a la intimidad de las personas, su honor y privacidad son garantías constitucionales, reconocidos por los tratados internacionales de derechos humanos, que brindan protección al ciudadano ante la vulneración de cualquiera de estos derechos, relacionados con la protección de datos personales y la garantía constitucional de habeas data.

El derecho procesal constitucional puede enmendar estos menoscabos al sistema jurídico y a los derechos individuales de las personas, pero primero se debe hacer hincapié en la prevención de este tipo de conductas negativas y buscar el equilibrio en la sociedad, mediante una concientización en el tratamiento de los datos de carácter personal, ya sean públicos o privados, y educar en todos los niveles ( primario, secundario, terciario, universitario, ongs, campañas ciudadanas, acciones gubernamentales, etc.) para que cada individuo pueda auto gestionar su información, disponer de ella, cuidar de la misma, y brindarla cuando se la solicitan ( con las garantías y consecuencias previamente comunicadas) ; realizar su seguimiento, pedir  su rectificación o modificación, y también recibir todo tipo de información que necesite sin restricción alguna.

En materia de seguridad, la mejor herramienta es la prevención. Por ello la protección de datos personales debe provenir de la misma ciudadanía, antes de recurrir a  instancias y procedimientos superiores. La cooperación, tanto nacional como internacional, son fundamentales para lograr estos objetivos, como también el compromiso de todos los ciudadanos y actores políticos, jurídicos y sociales, y contar con los recursos técnicos y humanos para capacitar a las personas en estas cuestiones tan delicadas para la sociedad, donde el fenómeno de la internet es tan expansivo que muchas veces es imposible controlar todos sus  efectos positivos o negativos.

A mayor concientización, menores serán las consecuencias problemáticas y se podrán prever los riesgos en términos cualitativos y cuantitativos.  Una Nación no es democrática si sus habitantes no pueden gozar de sus derechos humanos reconocidos por la comunidad internacional y por su Carta Magna, su Ley Fundamental.


[1] “La universidad y la educación  en el siglo XXI. Los Derechos Humanos como pilares de la nueva reforma universitaria”. Fabián Omar Salvioli.

[2] “La universidad y la educación  en el siglo XXI. Los Derechos Humanos como pilares de la nueva reforma universitaria”. Fabián Omar Salvioli

[3] Fabián Omar Salvioli. Conferencia de Viena.

[4] “La universidad y la educación  en el siglo XXI. Los Derechos Humanos como pilares de la nueva reforma universitaria”. Fabián Omar Salvioli

Fuente de la imagen: eldiario.es.

El Observatorio

El Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos, nace como una iniciativa personal, sin ánimo de lucro, de Daniel A. López Carballo, como foro de encuentro, donde poder compartir comentarios, ideas y conocimientos, en el ámbito de la privacidad, protección de datos y habeas data, sobre los diferentes países iberoamericanos.