mintic

Por Óscar Costa Román

En los últimos años, estamos viviendo un auge de las TIC en toda Iberoamérica, un buen ejemplo de este hecho es el que se está produciendo en Colombia, que están dotando a sus alumnos con dispositivos portátiles y del que paso a hablar de forma más extensa a continuación.

Es evidente que en los tiempos de crisis económica que estamos viviendo actualmente a nivel mundial, todos los países se preocupan por invertir de la forma más conveniente posible para no solo mejorar la calidad de vida a corto plazo si no lograr mantener unos estándares a largo plazo. Algunos países visionaros y conscientes de que los niños de hoy en día serán los futuros profesionales que sostendrán el país están haciendo una importante inversión en el mundo de las TIC. Destacable es el caso de Colombia que abanderados por el Ministerio TIC, está formando capacitando a profesores y alumnos en el uso de diferentes dispositivos y además dota a todas las clases sociales de diferentes tipos de dispositivos, lo cual favorece enormemente la inclusión social.

Pero la apuesta colombiana por las TIC no se queda en este punto, ya que actualmente están preparando un proyecto de ley para extender a las personas con discapacidad visual el uso de las TIC, mediante hardware y software específico. Es evidente que de esta forma, el Ministerio TIC está apostando fuertemente por la adaptación de sus ciudadanos a la nueva era en la que vivimos y romper la brecha digital en la que actualmente muchos profesionales tratan de desempeñar  su profesión.

Analizando estos hechos desde el punto de vista educativo, podemos considerar que se está haciendo un claro esfuerzo por desarrollar los PLE (Personal Learning Enviorement), hecho que contribuye a que los alumnos tengan un aprendizaje colaborativo y significativo, al mismo tiempo que favorece la colaboración de alumnos y docentes separados en el espacio y sin importar la clase social a la que pertenezcan.

Pero como ya decía anteriormente, el Ministerio TIC no solo está dotando de recursos materiales a los ciudadanos colombianos, sino que además está formándoles en el uso de dichos recursos y es que de poco sirve que “nos den una caña de pescar, si no nos enseñan cómo usarla”. En este apartado es importante recordar la importancia de aprender a usar de forma responsable las redes sociales, ya que cada vez se hace más difícil imaginar procesos educativos en los que se usan dispositivos digitales pero se margine la Web 2.0. De esta forma y siguiendo a de Haro (2010), debemos recordar las tres facetas fundamentales de las redes sociales:

“En primer lugar están las actitudes que caracterizan la cooperación en la Sociedad del Conocimiento[1]. En segundo, las habilidades o capacidades que se deben desarrollar los alumnos a nivel personal y, por último, las competencias que deben adquirir para poder desenvolverse en la Sociedad del Conocimiento”

De esta forma vemos los punto clave en la formación para hacer un uso responsable de las redes sociales y es que, al igual que pasa con la pólvora, las redes sociales carecen de ética y no son buenas o malas en si mismas, somos los usuarios los que las convertimos en una cosa u otra. Es por ello que vuelvo a incidir en la importancia de formar apropiadamente tanto a alumnos como profesores.

En el mismo sentido de Colombia, debemos hacer una mención especial a Perú, que por el programa “One Laptop per Child project in Peru”, dotó a todos los alumnos de un ordenador portátil con conexión a Internet y cuya batería se puede recargar mediante un dínamo, por lo cual no es necesario estar cerca de una toma de electricidad.

De esta forma, me gustaría que todos reflexionemos sobre el prometedor futuro que les espera a los diferentes países que hacen una importante inversión hoy, para recoger los frutos en las próximas décadas y que en los diferentes países latinoamericanos están teniendo un mayor auge. En este artículo solo he hablado de dos ejemplos que son gotas de agua en un auténtico océano y que nos obligan a mantener la atención centrada en las nuevas políticas que desarrollen.

Bibliografía:

de Haro Ollé, J .J. (2010). Redes Sociales para la Educación. Madrid: Anaya Multimedia.


[1] Sociedad del Conocimiento: término acuñado en 1976 por el sociólogo americano Daniel Bell.

Etiquetas