Los cambios en Términos de Uso de Instagram afectan la privacidad

instagram_privacidad

Por Pedro Huichalaf Roa

Para los que aún no conocen Instagram, podemos decir (tal como se indica en Wikipedia) que es una es una aplicación destinada a compartir fotos con la que los usuarios pueden aplicar efectos fotográficos como filtros, marcos y colores retro y vintage y compartir las fotografías en diferentes redes sociales como Facebook, Twitter, Tumblr y Flickr, el que se encuentra disponible gratuitamente para equipos móviles Iphone y aquellos que usan Android.

Lo que ha llamado la atención de este programa, es su evolución respecto a uso por parte de personas que instalan en sus equipos celulares y la cantidad de fotos compartidas. Así, nacida en octubre de 2010, la empresa señalaba que en diciembre de 2010 ya tenían 1 millón de usuarios registrados. En junio de 2011 Instagram anunció cinco millones de usuarios y logró pasar de diez millones en septiembre del mismo año. Se anunció que 100 millones de fotos se había subido a su servicio a partir de julio de 2011. El total llegó a 150 millones de fotos en agosto.

Con tal popularidad, la red social Facebook compró a Instagram por U$1.000 millones en abril de 2012, una suma que causó bastante sorpresa, sobre todo por ser un servicio gratuito y valorado en la mitad de lo cancelado. Sumamos a eso que en Septiembre de 2012 se aunciaba que con la integración con facebook existían más de 100 millones de usuarios registrados.

Ahora bien, a pesar de promesa de mantener Instagram de la misma forma en que fue comprada, recientemente se ha notificado a todos los usuarios registrados que los “Términos de Uso” (o condiciones que los usuarios deben aceptar para instalar y utilizar Instagram), serán cambiados, los que comenzarán a aplicarse a partir del 16 de enero de 2013. Los actuales términos de uso se pueden ver acá y los nuevos verlos acá.

Para los usuarios ya registrados, antes de 16 de enero, deberán sólo aceptar las condiciones nuevas y sólo tienen la opción de solicitar la eliminación de su cuenta, lo que no significa que de inmediato se eliminen sus imágenes e información, puesto que a pesar de no ser visibles, queda un tiempo disponible en los servidores de Instagram.

Para los nuevos usuarios, y que instalen la aplicación, aceptarán las condiciones tal como se imponen, con lo que ello significa.

He leído en varios sitios comentando sobre los nuevos términos de uso y el efecto sobre los usuarios, sus imágenes e información, pero en general han hecho hincapié mayoritariamente en la posibilidad de implementar el modelo de negocios de insertar publicidad entre imágenes de usuarios, puesto que se señala en los nuevos términos que las fotografías de los usuarios podrán ser utilizadas en la promoción de servicios terceros.

Por otro lado, también se ha destacado la posibilidad de que Instagram se lucre con nuestras imágenes, por una suerte de licencia del derecho de autor que detentamos y compartimos con la empresa. Así, se indica: “usted acepta que una empresa u otra entidad puede pagarnos para que aparezca su nombre de usuario, imagen, fotos (junto con los metadatos asociados), y / o acciones que realice, en relación con pagado o contenido patrocinado o promociones, sin compensación alguna para usted.”

Esto generaría, por tanto, que la información disponible en Instagram (por ejemplo imágenes) pueden ser usadas por terceras empresas que usen esta información para campañas específicas, pagando a Instagram y nada para los usuarios.

Sin embargo, a mi entender, se incluyó una simple palabra en las nuevas condiciones de uso que marca una gran diferencia respecto a la privacidad de los usuarios. Así, podemos observar entre paréntesis la frase “junto con los metadatos asociados”.

¿Qué son los metadatos de una fotografía?

Los metadatos son la información oculta detrás de cada fotografía. Cada imagen capturada por algún medio digital (al menos hablando de cámaras en general y teléfonos móviles varios) tienen embebidos una serie de datos que hablan de la propia fotografía. Son los llamados datos EXIF.

¿Qué contienen los metadatos?

  • Datos sobre fecha y hora de la toma.
  • Información sobre el modelo de cámara y software utilizado e información sobre las mediciones de la cámara en el momento de la toma tan importantes como apertura, velocidad, longitud focal, valor ISO utilizado.
  • Descripción e información de copyright. Esta información solo irá introducida en aquellas cámaras que lo permitan o se podrá añadir posteriormente por algún software de tratamiento.
  • Una vista previa de la fotografía (lo que permite determinar si la imagen mostrada ha sido modificada, alterada o es distinta a la desplegada… existiendo incluso técnicas de análisis forense para extraer dicha imagen).
  • Valores de Geolocalización en cámaras que dispongan de GPS integrado.

Por lo mismo, autorizar la utilización de metadatos, más que tener el interés en contar con la imagen, Instagram (o Facebook en sentido real), le interesa contar con la información y datos, que podríamos considerarlos personales, que tienen las imágenes.

Así, con imágenes que nosotros mismos subimos a Instagram podrían determinar con bastante exactitud nuestra ubicación geográfica, información muy valiosa para las empresas que buscan, por ejemplo, lanzar campañas a personas de determinado país o ciudad específica. También es posible saber por ejemplo marca de celular, lo que genera estadística de uso, ofrecimientos de nuevos modelos, ofertas de competencia, etc., es decir, publicidad extremadamente personalizada.
Por otro lado, y sin parecer conspirativo, debemos recordar que existen rumores respecto a la relación de Facebook con servicios secretos de EEUU, para obtener información de usuarios de dicha red. Si sumamos a los perfiles las imágenes y la información que ellas nos entregan, mayor precisión puede darnos respecto a fechas, ubicaciones, características de lugar donde estamos cuando sacamos las fotografías, etc, todo esto sin consentimiento expreso de entregar dicha información, debido a los términos de uso.

Esta tesis del desinterés de Instagram respecto a las imágenes propiamente tal (desde el punto de vista de propiedad intelectual) se refuerza con las mismas declaraciones de la empresa, quien señaló recientemente que van a corregir el “lenguaje” de los términos de uso. Así,el cofundador de Instagram, Kevin Systrom,  escribió en un post del blog oficial de la aplicación:

“Muchos interpretaron que íbamos a vender tus fotos a otros sin compensación (…) Esto no es cierto y es nuestro error porque ese lenguaje fue confuso. Para ser claros: no es nuestra intención vender tus fotos”.

Si se observa, nada dice respecto a privacidad.

Por tanto, si es usuario de Instagram, sepa lo que significa participar en ella. Si no lo es y tiene pensado hacerlo, ya sabe que harán con sus datos, información e imágenes.
Si desea eliminar la cuenta, pero respaldando las imágenes subidas, acá existe un buen artículo que explica cómo hacerlo.

Artículos relacionados