Marketing tradicional y marketing en la red

Marketing tradicional y marketing en la red

marketing_3

Por Marta Sánchez Valdeón

La reputación es, “la opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo o el prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo.”

Según la comisión de IAB Spain, “la reputación online es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet. A diferencia de la marca, que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la ‘fabrican’ también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones.”

Es la misma organización la que recomienda a las empresas, que “no hagan en Internet, lo que no harían en marketing tradicional”.

Para conocer o controlar las acciones del marketing tradicional de una marca o de una empresa, se controlan, principalmente, las fuentes de publicidad: prensa, televisión…  para controlar las acciones de marketing en Internet, es prácticamente imprescindible controlar la publicidad en los principales buscadores, así como en las redes sociales.

Marketing en Internet: los buscadores.

Los buscadores suelen ser  las herramientas básicas de búsqueda de  información por parte de  los  internautas, y cuyas primeras posiciones constituyen un referente del  liderazgo de una marca en un sector determinado. Son el medio a través del cual, gracias a la búsqueda universal, se pueden encontrar todas las referencias que hay en la Red sobre una empresa. Y no solo en casos de búsquedas específicas de la marca, sino en búsquedas de términos relacionados a su actividad o ámbito de acció

Marketing en Internet: las redes sociales.

El trabajo de presencia dentro de las siguientes plataformas es fundamental para controlar qué es lo que se publica en éstas y, posteriormente, qué es lo que se indexa por parte de los motores de búsqueda. A continuación se indican algunas de las principales plataformas: Facebook, Tuenti, MySpace, Hi5, Sonico o Linkedin. Por ejemplo, en el caso de Facebook y Tuenti se permite la creación de páginas a través de las cuales se puede gestionar la comunicación de una marcar/producto y persona, y éstas son fácilmente indexadas y posicionadas por los motores de búsqueda.

Es necesario recordar que cualquier actividad de reputación (bien tradicional, bien online), tiene que ser ética. Las actividades de reputación no deben (ni pueden) ocultar engaños o productos defectuosos; No se puede dañar de manera injustificada la reputación de los competidores u ofrecer información engañosa sobre ellos. Hay que evitar la creación de identidades falsas para mejorar nuestra imagen, la transparencia y honestidad han de regir nuestras actividades. Igualmente resulta ético resaltar los aspectos positivos de nuestros productos y mencionar nuestras ventajas respecto a la competencia. No se debe practicar la censura de comentarios negativos en los canales que gestionamos.